La casita de tu hamster

Una vez que tienes a tu hamstercillo, lo que debes que hacer es buscarle una casita, un lugar independiente donde pueda vivir y se encuentre a gusto y protegido. Habrá que disponer una casa adecuada a sus finalidades morfológicas y un hábitat que cumpla las necesidades del animal.

El hámster deberá estar a gusto y en ningún momento sentirse incomodo y extraño dentro de sus nuevas paredes. La casa deberá ajustarse lo más posible a su hábitat natural, para que no dejen de realizar y desarrollar los hábitos y las actitudes que mantendrían en estado salvaje.

Numerosas son las jaulas o casas que venden en las tiendas especializadas, pero no todas son las más adecuadas ni todas se ajustan a lo que necesitan. Lo más recomendable es que tu construyas una casa a la su medida, con los accesorios necesarios para encontrarse a gusto en ella. Lo mejor para él sería que le dejases construir una madriguera en el jardín con numerosas galerías, como hacen en estado salvaje. Sin embargo, ello no siempre resulta posible, pues muchas personas no tienen jardín. Por eso, lo mejor será que construyas ese hábitat para tu amiguito.

 

Características de la casa

 

En muchos casos y por las razones que sea, no es posible construir ese "chalecito adosado", por lo que entonces es recomendable acudir a una tienda especializada y comprar allí una jaula adecuada. La jaula es la casa más divulgada y utilizada y las hay de diversas medidas y formas, aunque mejor es que no sea de dimensiones reducidas para que el hamster pueda realizar sus movimientos con soltura y libertad. 

 

Las medidas más comunes no deberán ser inferiores a los 50-60 cm. de longitud por 25 cm. de altura y de anchura. 

La distancia entre las rejas para hámsters dorados ha de ser de 10 mm., para hámstercillos enanos como máximo de 5-6 mm.

No ha de tener una reja de base; si hay una segunda planta dentro de la jaula ésta ha de ser de plástico o de madera.

Es imprescindible que los alambres de la jaula sean horizontales porque los hamsters les encanta trepar. 

El techo de la jaula dependerá de la forma de ésta y puede ser redondeado, plano o bien ovalado. Esta característica no reviste la mayor importancia si la jaula es lo suficientemente amplia para que tu hámster se encuentre a gusto en su interior.

Y una cosa más y muy importante, no metas a tu hamster en una jaula para pájaros que, como su nombre indica, son "para pájaros".

 

Accesorios para la casa

 

Como base para colocar en el suelo de la jaula lo más adecuado son las virutas de madera porque desprenden relativamente poco polvo y son muy absorbentes y ligeras. El serrín de ebanistería sin embargo suele estar muy sucio y contiene mucho polvo, por lo que es muy poco saludable para los hámsters.

Para hámsters enanos grises, de Campbell y de Roborowski también puede utilizarse la arena seca que se comercializa para pájaros y chinchillas. La desventaja de está arena es que no absorbe tan bien la humedad y es mucho más pesada y cara.

La tierra con frecuencia contiene parásitos o gérmenes, por lo que no es recomendable utilizarla como base para recubrir el fondo de la jaula. Por motivos ecológicos no debería utilizarse la turba (hay que ser respetuosos con el medio ambiente). Para que podamos construir pasadizos en la tierra o en la turba, éstas tendrían que estar húmedas y en tal caso no serian en absoluto adecuadas para el hamster, que prefiere un ambiente seco.

Como escondrijo para muchas especies de roedores han dado muy buen resultado los tiestos o cuencos de cerámica sin esmaltar colocados boca abajo. Los tiestos de cerámica son baratos, se limpian con facilidad con agua caliente y tienen "ventilación incorporada" (agujero de drenaje).

Para los hámsters dorados se utilizan tiestos de un diámetro de 12-14 cm, para los enanos, tiestos de unos 8-10 cm. En el caso de hámsters dorados se abre un agujero de unos 5 x 5 cm rompiendo (¡con cuidado!) el borde del tiesto, para los enanos, el agujero sólo ha de medir 2 x 3 cm. Tienes que lijar un pelín los bordes para que el hamster no se lastime al entrar y salir. Al girar el tiesto el agujero funciona como entrada.

Las cajas de nidificación de madera que se comercializan para periquitos comunes también son adecuadas para hámsters dorados. La tapa abatible facilita el control del nido y el fondo del nido independiente del de la jaula permite limpiar ésta sin dañar el nido del hámster. Hay que ampliar un poco el agujero de entrada de la caja de nidificación, de lo contrario la hembra gestante tendría dificultades para entrar.

Las casotas para hámster que se venden en las tiendas zoológicas son, en la mayoría de los casos, poco prácticas. Frecuentemente son demasiado pequeñas (especialmente para hámsters dorados), casi siempre son de plástico o de madera lacada y muchas veces no se pueden abrir, de manera que no es posible controlar el nido. Las pequeñas astillas de plástico o de madera lacada pueden dañar su intestino o ser venenosas.

Muchos hámsters enanos prefieren instalarse en el exterior de cualquier escondrijo, como en una esquina de la jaula juntando el material con el que se cubre el fondo de ésta y haciendo su nido encima de este montículo. Cada hamster tiene sus propios gustos, por lo que tendrás que probar para ver lo que le gusta más a al tuyo.

Como material para el nido lo mejor es la celulosa (papel higiénico o pañuelos de papel sin perfumar) y el heno. En el caso de utilizar algodón para hámsters se pueden enganchar en dicho material con las uñas.

Si tienes cajas de cartulina o de cartón limpias se las puede dar a tus hámsters para roerlas y esconderse en ellas. Muchas veces los hámsters utilizan las virutas de papel como material para su nido. Y lo que les encantan son los canutillos de cartón de los rollos de papel higiénico.

La mayoría de los hámsters son muy ágiles y muy activos. Las ruedas de ejercicio para hámsters les ayudan a satisfacer sus necesidades de correr. Ahora bien, las adecuadas para hámsters dorados son demasiado grandes para los enanos grises, de Campbell y de Roborowski. Estas razas pueden satisfacer su necesidad de movimiento en una jaula lo bastante grande.

Existen ruedas de ejerciciode metal con pedestal y otras que se han de fijar a la pared. Para tanques de cristal lo más adecuado es utilizar ruedas con pedestal, que pueden engrasarse con mantequilla o aceite de mesa. Las de plástico suelen ser roídas y pierden su utilidad al poco tiempo. Las escaleras también les gustan, suben y bajan por ellas.

Con pequeños trozos de ramas o raíces (que no estén podridas) ofrecerás nuevas posibilidades para trepar a tus hámsters dorados o enanos chinos que vivan en un recipiente de cristal, pero si las coges en el campo, ten cuidado de que cerca no haya ninguna carretera o que no estén fumigadas con algún pesticida.

Los mejores comederos son cuencos planos de piedra o cerámica que no puedan ser volcados porque les gusta mucho meterse dentro y al subir suelen desparramar tooooda la comidita.
 

 

Información extraída de peluzzo.com