Higiene

Junto con la alimentación, la higiene es uno de los aspectos más importantes para que el hámster goce de un buen estado de salud.

 

 Cuantas más medidas se tomen para prevenir cualquier enfermedad, más a salvo estará de contraerlas, y la higiene es una condición necesaria para que pueda evolucionar y desarrollarse adecuadamente.

 

Los hámsters, por naturaleza, son animales muy limpios y no despiden olores, pues con frecuencia se limpian el pelaje con sus patitas y también el hocico después de las comidas. De todas formas, estos hábitos no serán suficientes para que prevenir posibles enfermedades. 

 

Hay que someter al hamster, por lo tanto, a un control riguroso de higiene y sanidad. Para ello, es necesario tener en cuenta las siguientes observaciones:

  1. Se limpiará la jaula una o dos veces a la semana, junto con los comederos y bebederos con agua caliente y en todo caso un lavavajillas suave. Si se utiliza lavavajillas debes tener cuidado en aclarar todo perfectamente y que no queden restos de jabón pues puede ser peligroso para el animal.
  2. Al menos una vez a la semana se limpiarán los barrotes de la jaula con un estropajo o un cepillo, para que no se depositen en ellos parásitos y no se conviertan en una fuente de microbios. Es muy importante, ya que a los hamsters les encanta roer los barrotes.
  3. A diario se limpiarán los comederos y bebederos, y se cambiarán el agua y los alimentos.
  4. A diario también se limpiará el rincón donde tu hamster tenga costumbre de orinar, y se limpiarán las deposiciones y se rellenará esta parte con lecho para la jaula.
  5. Para el suelo de la jaula, se utilizará arena, tierra gruesa, virutas de madera o heno, estos materiales se limpian con facilidad. Se puede utilizar también la famosa arena para gatos que se adquiere en tiendas especializadas, pero les reseca las patitas y les produce heridas. Tampoco se debe utilizar papel de periódico porque les encanta desmenuzarlo y la tinta es tóxica.
  6. Deberás cepillar el pelaje de tu hamster con asiduidad con un cepillo adecuado que puede encontrarse en los comercios especializados.
  7. La habitación donde coloques la jaula de tu hamstercillo deberá tener una correcta ventilación, así como estar a una temperatura ambiente.
  8. Tienes que vigilar el no exponer a tu hamster a corrientes de aire, ni tampoco a cambios bruscos de temperatura, ya que ello podría perjudicar su salud.
  9. Una vez al mes tienes que desinfectar toda la jaula para evitar que se depositen parásitos en ella. Para ello se pueden adquirir en las tiendas especializadas los desinfectantes más adecuados.
  10. Durante el verano resguardarás la jaula del cálido sol, pues los fuertes rayos podrían ocasionar a tu mascota una insolación.

 

Baño

 

No es aconsejable bañar a los hamsters, ya que son propensos a resfriarse, además son muy limpios y se asean varias veces al día para mantener su pelaje en buenas condiciones. Si huelen mal, probablemente sea porque la higiene de su jaula es inadecuada. Si limpias la jaula adecuadamente el problema desaparecerá.

Si tu hamster se ensucia mucho y tienes necesidad de bañarlo, se le puede lavar con agua tibia, sin mojarle la cabecita y sin jabón. Inmediatamente después, envuélvelo en una toalla limpia y frotarlo suavemente hasta que esté completamente seco. Luego hay que dejar su jaula en un lugar cálido y sin corrientes de aire durante varias horas porque es peligroso que se resfríe, y teniendo el pelaje húmedo, esto podría ocurrir.

 

Consejos 

 

Ahora te preguntarás: "y ¿qué hago yo con mi hamstercillo mientras limpio su jaula?". Pues bien, aquí tienes algunas ideas:

  • En las tiendas especializadas venden unas bolas de plástico transparente especiales, donde puedes meter a tu mascota y que corra libremente por la casa sin estropear nada y sin lastimarse. El hamster puede estar dentro un máximo de 20 minutos, pues aunque tiene muchas aberturas de ventilación, los hámsters son muy activos y con nuestra respiración se forma vapor de agua y no da tiempo a renovarse el aire.
  • Puedes meter a tu mascota en un cajón grande de madera lleno de arena. Les encanta escarbar, no se cansará de hacerlo mientras tu limpias la jaula. Además la arena limpiará su pelaje.
  • Si tienes en casa un distribuidor o un pasillo sin muebles, puedes cerrar todas las puertas y dejarle corretear por este lugar. Eso sí, avisa a los demás habitantes de la casa que puedan estar que lo has dejado allí. Muchos hámsters son aplastados sin querer por algún miembro de la familia.

En verano, cuando la temperatura es elevada, los hámsters, también se achicharramos de calor y ya que no podemos abanicarnos, pues …

  • Puedes colocar un recipiente ancho lleno de agua para que pueda darse un bañito a diario. A ellos también les gusta darse un chapuzón de vez en cuando para refrescarse. Estas "bañeras" o "piscinas" pueden encontrarse en los establecimientos especializados. Pueden ser de plástico, vidrio o cerámica; no deberán ser demasiado profundas para que no corran peligro de ahogarse y lo suficientemente anchas para que al subirse no la vuelque.

El agua se cambiará diariamente y deberá estar siempre fresca para que se sientan a gusto cuando la utilicen. No hay que olvidar que la jaula deberá estar siempre protegida de las corrientes de aire, ya que después del baño, estando mojaditos, son más propensos a coger resfriados u otra enfermedad.

 

Información extraída de peluzzo.com